sábado, 28 de febrero de 2015

INDIA: Appeal to stand in support of working class struggles in Delhi-NCR

Issued by Labour Solidarity Forum
An appeal to all democratic and progressive individuals and organizations to stand up for justice and support the Maruti Suzuki workers’ struggle and other working class struggles in Delhi-NCR in all possible ways.
Incidents of industrial accidents, often fatal but seldom reported by the media, have been occurring almost every day in the Delhi-NCR industrial belt—leading to mounting worker unrest that is described by media as a ‘‘law and order’’ problem and is dealt by the police and state authorities with mounting repression. The more than two and a half year long struggle of Maruti Workers and the brutal state-corporate repression faced by them is also an indicator of the simmering unrest among the working class, directly emanating from neoliberal policy framework of the country.
Life on the factory floor:
Working and living conditions and salary norms of factories around Delhi-NCR industrial belt are atrocious to the extent of being inhumane. In the entire belt, working hours are very long, work is precarious due to the contractual nature of employment, wages are extremely low and workers are given no social security. Incidents of verbal abuse by management and physical abuse by “bouncers” are very common, and the workplace is tense with scrutiny of bouncers and police. Intensity of work is also inhumane- for example, in Maruti Suzuki, a sophisticated car is produced every 40-45 seconds (such is the speed of the conveyor belt in the assembly line production process- which is often increased without the knowledge, let alone consent of workers, and decreased during inspections), no breaks for water, toilet, etc. allowed to workers, an extremely short lunch break, forced overtime work, no paid leaves in case of illness or exigencies, and harsh rules of salary deduction on being late by even a few seconds (See: http://radicalnotes.com/2011/10/21/working-conditions-maruti-suzuki-english-subtitles/).
Last year, a worker in Orient Craft died on the factory floor— while the management claimed it to be a heart attack, the workers maintained that he was electrocuted (http://sanhati.com/articles/9560/). In the same factory (different unit) two years ago, a worker was attacked by a manager by a large pair of scissors, cutting across his arm (http://archive.indianexpress.com/news/i-get-55-paise-for-every-piece-i-tailor-injured-orient-craft-worker/926261/). Both these incidents were followed by violent worker agitation. A week ago (11th Feb. 2015) a worker in Richa Global (Udyog Vihar) was badly beaten up by bouncers—he broke several bones and ribs, and is currently hospitalized. He had arrived for work 10 minutes late and was barred from entering the factory, indicating a termination of his contract. On refusing to leave without his due compensation, he was assaulted and left unconscious. This was also followed by a large worker agitation. In all these incidents, the mainstream media reported only the “workers gone on rampage”, completely missing the context. As if regular worker assault is not enough, dissenting workers are frequently threatened with illegal lockouts- wherein firms illegally close down production, amounting to mass termination of workers (http://articles.economictimes.indiatimes.com/2012-08-06/news/33065681_1_haryana-labour-department-human-resource-manager-dues.)
Also, the concept of prison-industrial complex is also being introduced in the country- where labour of prison inmates are exploited for industrial production with profit motive (http://www.business-standard.com/article/companies/now-an-auto-harness-plant-in-tihar-jail-114101800042_1.html). Production within the walls of a jail amounts to no labour laws, continuous working hours, and brutally suppressed voices of dissent.
Struggle for unionization:
In an organized attempt to fight such atrocities and for wage revision, workers of various industrial firms in Delhi NRC region have attempted to unionize themselves—however, these struggles are thwarted with terminations, threats, and blatant physical violence by managements. Maruti Suzuki workers of Manesar Plant had, after more than a year long struggle, managed to attain their legal and constitutional right to unionize. Despite all attempts by the management to thwart unionization, by threat and buying off some key leaders, Maruti Suzuki Worker’s Union (MSWU) was finally registered in March 2012 with the aim of safeguarding the basic legal rights of workers and to negotiate humane working conditions.
The corporate-state-media story of “violence”:
It is in this context that the violent incident of 18th of July 2012, in which a high ranking manager died, is to be seen. The union has insisted that this was a deliberate attempt by the MS management, by bringing goons from outside, to weaken the strengthening worker’s movement in the plant- which was unifying the contractual and permanent workers and serving as an example to other production plants in the industrial area. After the violence broke out (the reason behind which has yet not been ascertained by any investigation), the MS management not only terminated 546 permanent workers at one go (without any domestic inquiry process), but also unceremoniously threw out around 200 apprentice workers and approximately 1800 contractual workers. On the instructions of Maruti management, 147 workers were arrested by Haryana Police- which included all the major leaders of the workers’ movement so far, and charged with arson and murder. They have been languishing in Bhondsi Central Jail near Gurgaon, since then, despite the fact that about 100-125 of them were not even present at the site at the time that violence broke out.
The workers of Maruti Suzuki have demanded an independent impartial probe into the incident of 18th July 2012, and into the role of the management in it. Meanwhile, the workers languishing in jail have appealed to the democratic, pro-people forces of the country for support (See: http://kafila.org/2013/03/27/letter-from-jail-maruti-suzuki-workers-union/). They have not been granted bail despite dire personal needs of their families. They are even denied brief payrolls in case of illness or death of family members. Many of them are suffering from diseases like tuberculosis and piles. Their families are suffering socially, emotionally and financially since most of these workers were lone bread-earners in the family.
The significance of Maruti workers’ struggle:
What is most striking about this struggle is its tenacity, to sustain itself in the most repressive and hostile conditions; its ability to bring together permanent and contract workers, and to see political rights, particularly to form their union, as a precondition for their economic empowerment; and having a potential to bring the workers of the entire Delhi-NCR region together on these issues. It is this potential which is making the capital-state nexus jittery. The fact that they have been able to garner support from large section of masses, from countryside to metropolis, from farmers to students, apart from fellow workers, signifies an important and crucial turn in workers struggle in our country.
Continuing and intensifying attack on labour:
Despite the recent attack on the working class in the form of labor law reforms (which increase contractualization and precariousness of work in the disguise of labor market flexiblization, snatching away the democratic right of unionization), pro-corporate policies of all political parties, and surrender to the neoliberal diktat by all state governments and the central government, the struggles for unionization and better working/living conditions continue in various forms in different parts of the country. All of this comes in the context of “Make in India” and the slogan of “Shramev Jayate” which are designed to sound pro-growth and pro-development but in reality are very anti-working class. These schemes are meant to attract foreign capital to organize production in India, with the lure of highly subsidized land and energy resources, along with industrial belts where no labour law is binding.
While the movement of Maruti workers against this injustice and exploitation continues, the workers of various factories (Shriram Piston, Bajaj Motors, Minda group, Posco IDPC, Talbrose, Autofit, Baxter, Munjal Kiriu, Asti, et al) from Gurgaon to Bawal industrial areas also continue to struggle against this regime of joint exploitation by the management-administration-police. All of these struggles and more in this area are facing repression, getting battered, rising up again.

The courage and determination that these struggles have shown deserves our admiration and support. As a progressive section of the society, let us stand for workers’ rights, for dignity, and for justice.
Demanding the Release of all 147 Maruti Suzuki Workers in Jail for 2and a half years, and In Solidarity with Struggling Workers in All Factories of Gurgaon-Bawal Industrial Area:

WORKERS CONVENTION 27 February 2015 (10am to 5pm), Parshuram Vatika, Gurgaon
Issued by: Labour Solidarity Forum, contact: 9953175766 (Santosh), 9953466027 (Akash)

viernes, 27 de febrero de 2015

ESTADO ESPAÑOL: Policía detiene a jóvenes anti-fascistas que estuvieron en el Donbass.

Madrid, 27.02.15
En una operación coordinada en Madrid, Alcorcón, Barcelona, Gijón, Cartagena, Caceres y Pamplona fueron detenidos, a primera hora de la mañana, ocho jovenes que habían participado en tareas internacionalistas en las repúblicas populares del Donbass.
La policía les acusa de diversos delitos como tenencia de armas. Estos jóvenes que nunca ocultaron su participación en este conflicto, que enfrenta a las autoridades golpistas de Ucrania con las auto-proclamadas repúblicas populares, regresaron hace unas semanas a sus localidades de origen.

Podemos se suma a la campaña de acoso y derribo contra Venezuela (La República)


x La República/La Haine
Pablo Iglesias arrastra de esta manera a Podemos hacia el camino de la indecencia política

Lamentablemente las palabras de Tania González en rueda de prensa afirmando que no le gustaba la detención de Antonio Ledezma, alcalde Metropolitano de Caracas, puesto en prisión bajo acusaciones de ser partícipe de un intento de golpe de estado contra el legítimo y democrático gobierno de Venezuela, no eran una opinión personal. 
El Secretario General de PODEMOS, Pablo Iglesias, en una entrevista en el telediario de la noche de Telecinco, ha sido todavía más duro al respecto: “Seré muy claro en esto, no me gusta que se detenga un alcalde. Otra cosa será si luego se demuestra que ha cometido algún delito. Pero no me gusta que se detenga así a un alcalde”. 
PODEMOS se suma así a la campaña internacional de condena a la detención del alcalde golpista Venezolano, personaje siniestro que carga a sus espaldas con un historial represivo y golpista desde los años 80 propio de lo más sucio de la extrema derecha latinoamericana, firmante ahora de un documento para trazar un plan de “transición” en Venezuela que debía ser aplicado después de que se ejecutaran una serie de maniobras militares contra el Presidente de la República y diversas instituciones del estado bolivariano. 
Además, el líder de PODEMOS se ha mostrado favorable a la presencia de las empresas multinaciones españolas en Venezuela y ha pedido tanto al gobierno venezolano como al gobierno español que “rebajen la tensión”, equiparando así la actuación de injerencia del gobierno español sobre la política interna de Venezuela (que llegó a apoyar un intento de golpe de estado en 2002 y ha estado sistemáticamente al lado de los planes golpistas de la oposición), con la respuesta del gobierno de Venezuela en respuesta a tales injerencias, así como a la campaña mediática de apoyo al golpismo y criminalización del gobierno legítimo venezolano. Una actitud impropia de alguien que se considere a sí mismo como democrata y defensor de la democracia.

Pablo Iglesias arrastra de esta manera a PODEMOS hacia el camino de la indecencia política. Han decido cambiar la decencia por los votos, en busca, seguramente, del voto “centrista”, pero con ello han traicionado todo lo que hasta ahora había sido santo y seña de la formación: la defensa de una democracia real y de los intereses de los de “abajo”. Terrible decepción para muchos que hasta ahora habían creído en la dignidad política de este partido y sus dirigentes.

jueves, 26 de febrero de 2015

Cómo la Gran Revolución Cultural Proletaria transformó la Universidad china


Nota – La Gran Revolución Cultural Proletaria en China (1966-1969) fue la más alta cumbre alcanzada en el camino hacia el comunismo. Bajo la dirección de Mao Tsetung y su íntimo camarada de armas Lin Piao, el proletariado y las amplias masas populares chinas obtuvieron grandes victorias en los ámbitos de la vida política y social, en educación y por erradicar el analfabetismo, en la sanidad, en la liberación de la mujer, en la creación de un nuevo arte y cultural al servicio del pueblo, etc., etc. No es casual que, por este motivo, la Gran Revolución Cultural Proletaria en China, tanto ayer como hoy, sea el blanco de los rabiosos ataques de la burguesía y los revisionistas de todo tipo.
La Gran Revolución Cultural Proletaria en China es un valioso tesoro para el movimiento comunista internacional y para quienes anhelan un mundo libre de explotadores y explotados. Todos cuantos aspiran a una sociedad sin clases, al comunismo, deben estudiarla y aprender de ella.
Una pincelada sobre las importantes transformaciones que la Gran Revolución Cultural Proletaria realizó en el terreno universitario de la República Popular China lo ofrece el apartado titulado La Revolución Cultural dentro del capítulo Mao Tsetung del libro de Bernd Oelgart Ideólogos e ideologías de la Nueva Izquierda, Anagrama, Barcelona 1971, págs. 46-58, que ofrecemos a continuación tomado del blog de los camaradas de Gran Marcha Hacia el Comunismo.


No tenemos intención de trazar una descripción histórica de la revolución cultural –fenómeno único en el mundo socialista, pero conforme con la línea política maoísta.
(…) nuestra opinión es contraria a la de muchos comentaristas occidentales que pretenden que la revolución cultural comenzó desde arriba, y niegan con ello todo origen espontáneo a ese movimiento. En nuestra opinión, existen cierto número de indicios que demuestran lo contrario: por una parte, la publicación bastante tardía en agosto de 1966, de las directivas oficiales como la “Decisión respecto a la gran revolución cultural proletaria en dieciséis puntos”, cuando la crítica violenta había comenzado un año antes. Y, por otra parte, la libertad de acción bastante considerable de los guardias rojos en ese país inmenso. Las decisiones centrales se limitaban a la línea ideológica. (…)
La revolución cultural en el terreno universitario se realizó de entrada sobre el fondo político y solamente más tarde sobre los aspectos constructivos. Era necesario comenzar con el análisis de la función de la universidad en la sociedad, saber qué hace la autoridad en los establecimientos, para formar aquella clase de personas, antes de reconstruir un modelo de tipo nuevo. Las críticas expresadas por las alumnas femeninas son sintomáticas: “…Un gran número de estudiantes han sido gravemente indoctrinado por medio de ideas reaccionarias de las clases explotadoras tales como “la carrera de letras es la única honorable”, “crearse una reputación”, “convertirse en expertos”, “abrirse camino” (…) etc. El actual sistema de exámenes favorece la propagación de estas ideas (…) Muchas escuelas se preocupan unilateralmente de tener una gran proporción de alumnos admitidos en las escuelas superiores y por este motivo muchas se convierten en escuelas “especiales”, escuelas “clave” que únicamente admiten a los “estudiantes destacados”. Las escuelas han abierto las puertas de par en par a quienes sólo se interesan por los libros y no prestan ninguna atención a la política, pero las han cerrado a un gran número de destacados hijos de obreros, de campesinos y de cuadros revolucionarios…” (1).
Se desprende de esta carta la importancia concedida a la educación moral e ideológica. Los establecimientos escolares que en tiempos revolucionarios quieren estar al servicio del pueblo deben politizar e ideologizar una amplia parte de los cursos en perjuicio de materias de menor valor inmediato, como, por ejemplo, la segunda lengua extranjera. Después, aparece la abolición del sistema de exámenes tomado del modelo ruso, reduciendo la selección y la especialización demasiado restringida que contribuye a favorecer la creación de élites, y luego está ampliación del acceso a las escuelas para el mundo obrero y campesino, al que ya nos habíamos referido. Un medio de permitir el aumento del número de alumnos ha sido el de reducir el número de años escolares obligatorios de los ciclos del primario, del secundario y de los finales, ocupados parcialmente por los programas de trabajo transitorio. Parece evidente que ésta disminución rebaja el nivel de los estudios, pero en este inmenso país se trata fundamentalmente de aportar una instrucción cuantitativa. En ese sentido, una reducción de la escolaridad para una minoría permite a largo plazo aumentar el nivel general de toda la población. Resulta de ello: (1) una estratificación más igualitaria (aspecto humanista); (2) la instrucción mínima necesaria para la modernización de la agricultura y de la industria (aspecto económico); (3) una interacción de ambos aspectos. Se puede comprobar el acuerdo unánime de los observadores y sinólogos en cuanto a la constatación del esfuerzo realizado en ese terreno y del éxito conseguido. E. Snow comenta: “Después de haber visitado numerosas escuelas primarias, medias y superiores, he llegado a la conclusión de que ninguna nación ha conseguido liberar en tan poco tiempo las masas populares del analfabetismo, ni inculcar a millones de seres conocimientos de técnica científica e industrial. (…) En todos los terrenos de los estudios avanzados ya se han impuesto standards comparables a los de Rusia y Occidente”. (2) Escribía eso en 1960, es decir, exactamente once años después de la toma del poder en un país de los más atrasados del mundo, comparable a la Rusia de 1917, pero mucho más atrasado en 1949 que la India actualmente.
(…) Desde esta perspectiva, se comprenden las acusaciones al mandarinato universitario durante la revolución cultural, tendientes a impedir el restablecimiento de la función burguesa de la universidad –formación de élites- y a seguir adelante creando unidades teoría-praxis, que ensamblarían la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica. La primera etapa de este triptico fue la participación de los estudiantes en los trabajos manuales de las comunas y la industria. A este fin, el año universitario comprende algunos meses de trabajos manuales. Pero las pretensiones de una relación verdadera entre obreros y estudiantes necesitan una forma nueva de Universidad, pues la participación de los estudiantes en los trabajos rurales no cambia en su raíz la institución que es la universidad, pues la relación directa no se realiza. Los programas de ensayos para conseguir que los estudiantes, y luego los cuadros, no constituyan una capa privilegiada son numerosos. Así, por ejemplo, “más de cien personas de la Universidad Tongtsi de Shangai, han sido enviados por equipos para hacer investigaciones y estudios en los campos y en las fábricas en agosto y septiembre de este año. Sobre la base de sus investigaciones, ha sido elaborada una proposición audaz para reorganizar la Universidad Tongtsi, y convertirla en una nueva institución, en una comuna. Estará compuesta por una universidad, una sección de construcción y un centro de investigación, reuniendo así una triple función: la enseñanza, la investigación y la construcción”. (3)
Estas tentativas demuestran una voluntad encarnizada de hacer desaparecer el antiguo tipo de estudiante separado de las masas, y a largo plazo también el del obrero exclusivamente manual, acercándolos entre sí. (…)
(1) Cahiers de la Gauche prolétarienne, No 1, Paris, abril 1969, pág. 71.
(2) E. Snow: La Chine en marche, Stock, París 1962, pág. 168.
(3) Cahiers de la Gauche prolétarienne, ob. cit., pág. 82.

martes, 24 de febrero de 2015

Mensaje del Partido Comunista Maoísta de Manipur al Partido Comunista de Filipinas


22 de Febrero 2015
Al Comité Central del Partido Comunista de Filipinas

Queridos camaradas:
En nombre de nuestro partido, el Partido Comunista Maoísta de Manipur (Manipur Maoísta) de las Organizaciones de Masas Revolucionarias y del pueblo revolucionario de Manipur, enviamos nuestros más calurosos saludos revolucionarios y sinceros Yawolna Yaifare al Comité Central del Partido Comunista de Filipinas (PCF), al valeroso ejército popular filipino, el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) y a sus masas revolucionarias.
Como representante de un partido proletario internacionalista, Manipur Maoísta, es un placer declarar que un evento denominado “Una Noche de Solidaridad con los Camaradas Filipinos” va a ser organizado en Manipur por parte de nuestro Partido en apoyo de la Revolución del pueblo filipino dirigido por el Partido Comunista de Filipinas (PCF) que está desarrollando una victoriosa Guerra Popular como parte de la Revolución Socialista Mundial, el 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Habrá una espectáculo visual (video), un programa de debate y distribución de octavillas en varias escuelas, universidades, instituciones, lugares de trabajo y zonas revolucionarias centrándose en cómo el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el ejército popular de filipinas, está afrontando firme y valerosamente y con gran entusiasmo.
El mundo progresa y el futuro es brillante; nadie puede cambiar esta tendencia general de la historia. Debemos realizar entre el pueblo una propaganda constante sobre los progresos del mundo y su futuro luminoso, para que adquiera confianza en la victoria.
Red Thunder (Trueno Rojo), el periódico mensual del partido, que no cesa de publicarse, su número XVIII se editará y distribuirá en este significativo día. Esta edición consistirá, y estará principalmente centrada, en los antecedentes y actividad actual de la revolución que dirige el PCF.
Manipur Maoist se formó y estableció el 10 de Agosto de 2011. Durante este breve espacio de tiempo el Partido ha ocupado y labrado un hueco especial en la Revolución Socialista Mundial. El Partido está organizando un acto de solidaridad en apoyo de la Revolución filipina como un deber inicial del Internacionalismo Proletario. Manipur Maoísta asumirá su responsabilidad y desempañará su deber proletario internacionalista persistente y consistentemente. Este es el primer tipo de acto de Manipur Maoísta asumiendo la responsabilidad del internacionalismo proletario.
¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo!
¡Viva el Internacionalismo Proletario!¡Viva la unidad del Proletariado internacional, de las fuerzas revolucionarias y democráticas y de los pueblos y naciones oprimidas del mundo entero!

Yawolna Yaifare
En Lucha

Camarada Ngamtaaipa Meitei
Departamento Internacional
Partido Comunista Maoísta de Manipur

(Traducción de Gran Marcha Hacia el Comunismo)

Pesar por el fallecimiento del camarada Antonio Enrique Castillejo, Secretario General del PC (M-L) de Panamá.

Con pesar hemos recibido la noticia del fallecimiento a los 78 años del veterano dirigente comunista panameño Antonio Enrique Castillejos Gonzalez, Secretario General del Partido Comunista (Marxista-Leninista) de Panamá. Respetuosamente nos unimos al dolor de nuestros camaradas de Panamá por tan sensible perdida.

A continuacion publicamos un enlace a la nota oficial del PC (M-L) de Panamá:

India: Un millar de aldeanos adivasis armados cercan una comisaría de policía en Chhattisgargh exigiendo la libertad de un presunto maoísta detenido

India: Un millar de aldeanos adivasis armados cercan una comisaría de policía en Chhattisgargh exigiendo la libertad de un presunto maoísta detenido
Diversos medios de comunicación de la India recogen la noticia de que cerca de un millar de aldeanos adivasis, armados en su mayoría con arcos y flechas, cercaron a comienzos de esta semana la comisaría de policía de Tongpal, en el estado de Chhattisgarh, exigiendo la libertad de Hadma Deva, de 40 años, vecino de la aldea de Hamirgarh en el bloque de Chhingarh, distrito de Sukma, estado de Chhattisgarh.
Hadma Deva trabaja como cocinero en una escuela de primaria y fue detenido la semana pasada por la policía que le acusa de estar involucrado en actividades de la organización maoísta bajo los cargos de asociación ilegal, asesinato, crear disturbios, portar armas y otros. Durante 17 horas, entre el lunes día 16 de febrero y el martes día 17, los manifestantes, incluidos mujeres y niños, cercaron la comisaría situada junto a la Autopista 30 cortando el tráfico de vehículos que conecta Chhattisgarh con Andhra Pradesh. Los adivasis llevaban consigo también comida y utensilios, cacerolas y sartenes y se sentaron en la carretera negándose a irse hasta que Hadma Deva no fuese puesto en libertad. Los adivasis provenían de ocho aldeas, incluyendo del bloque de Chhingarh del distrito de Sukma, pero también de los bloques de Darbha y Kuakonda del distrito de Dantewada, habiendo recorrido muchos de ellos más de 20 km para acudir a la manifestación. El jueves día 19 persistía la acción de protesta.
La detención de Hadma Deva se produjo la noche del domingo día 15 cuando agentes de la policía incursionaron en el barrio de Kolakonta de la aldea de Hamirgarh, entrando a la fuerza en varias casas, robando en varias de ellas dinero y comida que encontraron, golpeando a hombres, mujeres y ancianos, y deteniendo a once hombres, que fueron puestos posteriormente en libertad con excepción de Hadma Deva. Según los adivasis, este acto es uno más de la larga cadena de acoso contra adivasis de la zona después que hace seis meses un informador de la policía fuese aniquilado por la guerrilla maoísta. La policía acusa a Hadma Deva de haber estado presente en  la ejecución del informador.
Hidma Kawasi, presente en la concentración de protesta frente a la comisaría de Tongpal, declaró a unos periodistas que él mismo había sido recientemente detenido y permanecido en comisaría cinco días donde fue brutalmente golpeado por la policía, teniendo que ser asistido en el hospital a causa  de la brutal paliza recibida. Al conocer la detención de Hadma Deva se enfureció y decidió acudir a la protesta, afirmando: “Sentimos que es enormemente difícil vivir una vida normal en estas circunstancias. Permanecemos constantemente bajo el temor de ser detenidos en nuestros hogares o cuando acudimos al mercado a hacer compras. ¡Ya basta! ¡Esto no se puede tolerar más!”, afirmaciones que fueron corroboradas por varios aldeanos presentes.
Esta es la segunda gran movilización de este tipo en la región este año. El pasado mes de enero, los adivasis llevaron a cabo una manifestación que agrupó a unas 5.000 personas en el distrito de Dantewada para protestar contra el asesinato de un hombre a manos de las fuerzas represivas del régimen fascista indio en el bloque de Kuakonda. En la protesta participaron adivasis de unas 20 aldeas.
Los distritos de Sukma y Dantewada que forman parte de la región de Bastar en Chhattisgargh sur llevan más de tres décadas de actividad de la guerra popular maoísta contra el Estado indio.
Según los medios de comunicación indios, durante la última década la policía y los paramilitares han intensificado su labor represiva contra los aldeanos a los que consideran como miembros o simpatizantes de la guerrilla maoísta, llevando a cabo registros en sus hogares y detenciones e interrogatorios, los que ha creado un elevado espíritu de furia y resentimiento entre la población local de adivasis.
(traducción de Gran Marcha Hacia el Comunismo)

sábado, 21 de febrero de 2015

Podemos, ou como ocultar o caráter de classe da democracia. Un artigo do Ateneu Proletário Galego


Em esta época de decadência do capitalismo criam-se as condiçons para a apariçom de “O Pequeno Nicolas de Faes”, de Podemos, da ultradireita pós-moderna (UPyD, Ciudadanos), etc.
Vivemos num momento histórico de decadência do capitalismo em que a aristocracia operária sente como pioram as suas condiçons de vida e desejam umha salvaçom que nom implique muito risco. Entendem que o passado era melhor. Desejam que as cousas deixem de mudar sem controlo. Nom querem que os tratem coma obreiras senom coma antes, quando o capitalismo era cómodo para eles e as cousas só podiam ir a melhor. Agora o novo capitalismo (que eles acostumam a chamar neoliberalismo e corrupçom) nom lhes da as vantagens do velho capitalismo. Ao fim e ao cavo nom som mais que reacionários camuflados de esquerdistas. Um tipo de esquerdistas que quando a luita de classes se transforma em guerra aberta, sempre se ponhem do lado dos elementos fascistas do aparato estado.
Polo que o fenómeno mediático e eleitoral de Podemos merece que lhe prestemos umha certa atençom. Este é um fenómeno que tem umhas raízes tanto sociais como políticas. As sociais devem-se -evidentemente- ao empioramento das condiçons de vida da maior parte da povoaçom desde o ano 2008 em que começa a grande depressom económica, o político é o resultado dos poderes reais que controlam o estado, ante a perda de credibilidade de todas as instituçons que mantenhem o poder da oligarquia espanhola e a burguesia galega na nossa sociedade.
Ante a “indignaçom social” ou o que é o mesmo a perda de influência da mentalidade burguesa sobre as massas , o revisionismo tem duas receitas a saber: a primeira a movilizaçom pacífica de grandes massas desarmadas; a segunda as aspiraçons de formar parte dos governos dos aparelhos estatais e realizar reformas desde eles. Este é ao fim e ao cavo a proposta de Podemos a mesma receita que a do anterior revisionismo. Nada novo.
Tanto Podemos como IU e o resto do reformismo sempre proponhem cousas como: “limitar os grandes salários dos executivos”, ou “democratizar a economia”, ou “combater o neoliberalismo”, ou “a economia social”, “a banca pública”, “o emprego público”, “combater a corrupçom”, “a democracia participativa”, “a redistribuiçom da riqueza”, etc.
O reformismo promete qualquer cousa com tal de ocultar o caráter de classe do estado. Com tal de ocultar que o Estado Espanhol é o inimigo de obreiras e obreiro, de camponesas e camponeses galegos, há de prometer-nos umha vida melhor num futuro que nunca chega.
Ao ocultar o caráter de classe de qualquer estado o reformismo pretende presentar ao estado como um ente técnico e as leis gerais do capitalismo como leis “naturais”. Pretendem reformar o estado burguês dirigindo-o mediante uns burocratas, com um método meritocrático. Detrás das suas aspiraçons estám os seus prejuízos burgueses contra o trabalho manual. O seu desapreço polos obreiros manuais com os seus pequenos soldos (aos que cada vez se assemelham mais economicamente). Polo que querem preservar uns pequenos privilégios como leais e eficazes serventes da burguesia. Som umha aristocracia operária que sonha com o ascenso social e que sente medo da força revolucionária do proletariado.
Nom há nada mais longe da realidade social que é o centro do Marxismo-Leninismo, polo tanto do nosso estudo e do nosso trabalho, da transformaçom revolucionária da sociedade; que os prejuízos corporativistas da aristocracia operária e dos profissionais liberais. A estas pessoas com os seus medos e privilégios é ao que representa a linha política ambígua de Podemos.
Detrás dos seus “cidadãos iguais” estám os privilégios de umha minoria, a desigualdade absoluta em todos os âmbitos da vida segum a classe social a que pertenças.
Detrás da igualdade dos cidadãos está a desigualdade das pessoas reais, de carne e osso. Da mesma maneira que no passado detrás da desigualdade real estava a mentira da igualdade da alma e o juiz divino. Polo menos a mentira da alma oferecia a fantasia do Paraíso, mas detrás da ilusom da cidadania e da democracia burguesa nom há nada mais que as eleiçons. Nom há nada mais que a miserável “festa da democracia burguesa”, em que todos se sentem igual. Igual de insignificantes, intranscendentes, anónimos.
A igualdade dos cidadãos é a igualdade dum suposto reino dos ceos, dumha realidade paralela. Ao fim e ao cavo nom há maneira de solucionar os problemas da maioria da sociedade mentres o poder político do estado seja o instrumento que garante a riqueza dumha minoria, mediante a exploraçom e a privaçom de recursos sociais para umha maioria que é quem criou toda a riqueza. Esta é precisamente a realidade que oculta Podemos.
A superioridade do Marxismo-Leninismo está no nosso método que nos ensina que numha sociedade dividida em classes tanto as ideias coma as práticas políticas, sempre tenhem um caráter objetivo de classe. Isto sucede ao margem de que classe seja umha determinada pessoa, porque nas sociedades capitalistas -em tempos de paz- a maior parte da classe operaria expressará espontaneamente algumhas das ideias políticas da burguesia, (ao margem de que nom sejam conscientes da autêntica natureza destas ideias).
As classes sociais diferenciam-se pola origem da sua renda em relaçom com a propriedade dos meios de produçom. Assim a divisão entre “classe alta, meia e baixa”, “a classe política”, “a classe trabalhadora”; som umhas diferenciaçons que nom se correspondem com a realidade social. Polo tanto o que fam é criar confussom, entre outras cousas porque juntam a pessoas de diferentes classes sociais num só apartado, ao mesmo tempo que dividem a pessoas de umha mesma classe social em dous apartados, ademais dam umha aparência de certa independência a umha suposta “classe política”.
Temos que ter claro que o que sucede é que numha sociedade industrializada moderna o estado só pode ser ou burguês, ou proletário.
A burguesia e o proletariado som as duas principais classes sociais modernas. Som as duas únicas classes com capacidade de ter umha verdadeira independência política e um modelo de sociedade moderna próprio. Mentras que as outras classes (a pequena burguesia, a aristocracia, o clero, etc), nom podem ter umha verdadeira alternativa viável de sociedade à capitalista, polo que (na situaçom histórica atual) acabam apoiando à burguesia.
Se buscamos as raízes sociais reais veremos os segredos que se ocultam detrás do reformismo. A realidade é que o nível de vida da maior parte da sociedade galega bem sofrendo desde o inicio da atual grande depressom económica -no 2008- um processo de empobrecimento. Este processo de empobrecimento que leva a depauperaçom do proletariado, a proletarizaçom da aristocracia operária, a ruína da pequena burguesia (todas condiçons objetivas). Ademais provocou umha paulatina mudança da mentalidade da maioria das grandes massas que formam o povo trabalhador galego, provocando o descrédito das instituçons do estado (subjetividade). Isto a sua vez levou a movilizaçons sociais, como o15M, o 22M, as marchas, etc. É dizer provocou umhas mudanças nas relaçons sociais objetivas de umhas pessoas determinadas.
As massas podem começar pensando que os parlamentos nom os representam e chegar a entender que o Estado Espanhol é o inimigo. O que pode levar a que mudem o seu comportamento (as suas relaçons sociais).
A “indignaçom social” renegou do podre parlamentarismo. As massas puiderom sonhar com ser donas das suas próprias vidas. Mas para consegui-lo teriam que ser donas das ruas, das fábricas, dos bancos, das terras, etc. Numha palavra teriam que ser donas da “lei”. Teriam que criar a sua própria lei. Precisamente por isto produzia-se umha tendência objetiva que os obrigava a enfrentar-se com um estado que defende uns interesses antagónicos aos das grandes massas que formam o povo trabalhador. De maneira que progressivamente coa sua experiência nas movilizaçons iam assumindo que o Estado Espanhol é o inimigo.
Temos que destacar que ver ao Estado Espanhol como o inimigo é o primeiro passo cara ter umha autentica consciência e esta a primeira condiçom para ter um movimento revolucionário. Claro que com isto nom resolvemos todos os problemas, porque o movimento revolucionário precisa da teoria revolucionária que só pode subministrar o partido proletário de novo tipo.
Ademais para poder substituir a lei do estado burguês pola lei do estado proletário som necessárias as massas armadas e organizadas conscientemente. Nom imos entrar agora em este importante tema, trata-se simplesmente de sinalar todo o contexto da luita de classes das sociedades contemporâneas.
Ante a atual “indignaçom social” que vê a atual grande depressom económica como um calote, como corrupçom do sistema, como neoliberalismo, mas nunca como algo próprio das sociedades capitalista. Nos -as comunistas e os comunistas- temos que dizer claramente que para a atuaçom consciente das massas revolucionárias é imprescindível a criaçom dos instrumentos revolucionários. Começando por a elaboraçom, interiorizaçom e espalhamento entre a vanguarda da imprescindível teoria revolucionária. Seguindo polo trabalho encarado cara criaçom dum partido proletário que una vanguarda e massas.
O futuro do nosso povo e o futuro de todos os povos do mundo, depende de que cumpramos com umhas exigências históricas que nos obrigam a esforçar-nos em desenvolver a consciência da realidade social na que vivemos.
Umha consciência que só pode ser criada pondo a trabalhar conscientemente a vanguarda proletária de cada povo, dumha maneira planificada e metódica, mediante um organismo específico: o destacamento comunista. Este é o instrumento que irá fazendo possível a concretizaçom da teoria revolucionária ate o ponto, de ir-se transformando em umha linha política justa e revolucionária. Este e o único método de trabalho político que serve para sentar a primeira base para criar os instrumentos revolucionários necessários para derrotar à burguesia destruindo o seu estado e implantar o poder do proletariado.
Mefisto F

jueves, 19 de febrero de 2015

¡Llamamiento a la participación y solidaridad con la Delegación Internacional contra la Guerra al Pueblo en la India!



El Gobierno de la Alianza Democrática Nacional (NDA) dirigido por Modi que se encuentra en el poder está ejecutando todas las políticas proimperialistas y proempresariales de los anteriores gobiernos, pero aún con mayor agresividad. El Gobierno de Modi está vendiendo aún más el país a los imperialistas bajo los falsamente denominados proyectos de desarrollo, como es el caso del sector ferroviario. La venta no sólo se limita a los sectores empresariales. Las principales ventas van orientadas en contra de los pueblos oprimidos de la India. Las reformas antiobreras a las leyes laborales, en educación, contra todas las fuerzas progresistas, democráticas y revolucionarias, han sido llevadas a un nivel superior por parte del nuevo régimen, reflejando sus políticas proimperialistas. Algunas de las diversas leyes que han sido reformadas atañen a los sectores económico, político, social, cultural y medioambiental que hasta ahora fueron capaces de mantener hasta cierto grado algunos de los derechos del pueblo, pero ahora han sido desechados. Esto refleja el uso arbitrario del poder en contra del pueblo; y esto puede considerarse la continuidad de las medidas antipopulares de los regímenes anteriores.
El programa imperialista y el programa de las clases dominantes indias no han cambiado con Modi en el poder. La aceleración del programa es aparente, sobrepasando a todos los anteriores. Los imperialistas están todavía peleando por superar sus crisis económica y las clases dominantes indias intentando por su parte incrementar las políticas expansionistas exigiéndole al régimen que intensifique la represión y eliminación de toda oposición en el país. Para esto necesitan eliminar a toda la oposición democrática, progresista y revolucionaria y a sus movimientos. La escala de agresividad para llevar a cabo estas políticas, la agudización de la brutalidad contra estos movimientos y contra el pueblo no tiene ningún precedente. Dentro de este marco, la Operation Green Hunt OGH (Operación Cacería Verde) ha alcanzado su Tercera Fase. La OGH no es sino una guerra emprendida por parte de las clases dominantes indias y su Estado en contra del pueblo. Esta cruel ofensiva a escala nacional contra las diversas resistencias populares, teniendo como particular objetivo al movimiento maoísta, se ha desarrollado en toda su intensidad desde que fuera lanzada a mediados del año 2009 por el Gobierno de la UPA-2 [Alianza Progresista Unida-2] hasta la actualidad. Los preparativos para esta OGH (Guerra contra el Pueblo)-Tercera Fase se están desarrollando a un ritmo acelerado bajo la dirección del régimen fascista de Modi.
A fin de aumentar la información pública, la concienciación y denunciar la incesante guerra contra el pueblo en la India, algunas organizaciones del mundo preocupadas por este asunto se han reunido y decidido constituir una Delegación Internacional Contra la Guerra al Pueblo en la India. Somos plenamente conscientes que la concienciación y apoyo es de máxima importancia para el éxito de la Delegación Internacional. El objetivo principal de la delegación internacional es denunciar las políticas del régimen de Modi contra el pueblo, de sus ataques agresivos en contra de cualquier solidaridad con la lucha revolucionaria en la India. La Delegación Internacional denunciará principalmente los bárbaros crímenes del régimen indio y en diversos actos y oportunidades exigirá el fin de los mismos. Otra tarea importante de la delegación será exigir la libertad del Dr. GN Saibaba y otros presos políticos. Expresará abiertamente su apoyo con todos los oprimidos y exigirá los derechos usurpados a: los campesinos, progresistas, adivasis, dalits, obreros, mujeres y otros que sufren del régimen fascista represivo de Modi. También expresará su solidaridad con los movimientos progresistas y revolucionarios.
La Delegación Internacional consistirá en representantes de aproximadamente 10 países, abarcando activistas internacionales conocidos del pueblo, intelectuales, abogados de los derechos humanos, etc.
Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas, organizaciones, individuos y personas democráticas y revolucionarias del mundo a apoyar o a unirse a la delegación internacional en contra de la guerra al pueblo en la India por parte del brahmánico hindú fascista, antipopular y reaccionario Gobierno de Modi. Llamamos a todos a apoyar la actividad de solidaridad con los pueblos oprimidos de la India.
Si desea unirse a la Delegación Internacional o recibir más información póngase en contacto con el comité organizador id.nowaronpeopleindia@gmail.com
(Traducción de Gran Marcha Hacia el Comunismo)

miércoles, 18 de febrero de 2015

La bandera roja y la tricolor. Un articulo de Alain Badiou. (eldiario.es)

La bandera roja y la tricolor

Alain Badiou

Hoy en día, el mundo en su totalidad está dominado por el signo del capitalismo global, sometido a la oligarquía internacional que lo regenta y sujeto a la abstracción monetaria como única figura reconocida de la universalidad.
En este contexto desesperante se escenifica una especie de representación histórica engañosa. Sobre la trama general de “Occidente” –patria del capitalismo dominante y civilizado– contra “el Islamismo” –referente del terrorismo sanguinario– aparecen, de un lado, bandas asesinas o individuos armados hasta los dientes que esgrimen, para hacerse respetar, el cadáver de algún Dios; del otro, en nombre de los derechos humanos y la democracia, salvajes expediciones militares internacionales que destruyen Estados enteros (Yugoslavia, Irak, Libia, Afganistán, Sudán, Congo, Mali, República Centroafricana) y causan millares de víctimas sin conseguir nada más que negociar, con los bandidos más corruptos, una paz precaria en torno a pozos, minas, recursos alimenticios y enclaves donde prosperan las grandes empresas.
Es falso presentar estas guerras y sus repercusiones criminales como la contradicción principal del mundo contemporáneo, aquella que iluminaría el fondo de las cosas. Los soldados y policías de la “guerra antiterrorista”, las bandas armadas que reivindican un Islam mortífero y todos y cada uno de los Estados pertenecen hoy a un mismo mundo: el capitalismo depredador.
Dentro de este mundo unificado, diversas identidades artificiales, cada una creyéndose superior a las otras, construyen sus pequeños territorios de dominación local. Hay diversas versiones de un mismo mundo real donde los intereses de los agentes siempre coinciden: la versión liberal de Occidente, la versión autoritaria y nacionalista de China o de la Rusia de Putin, la versión teocrática de los Emiratos, la versión fascistoide de las bandas armadas… En todas partes las poblaciones son llamadas a defender unánimemente la versión que el poder local sostiene.
Esto será así hasta que el verdadero universalismo –la toma de las riendas del destino de la humanidad por la propia humanidad y, por tanto, la nueva y decisiva encarnación histórico-política de la Idea comunista– despliegue su nueva potencia a escala mundial, anulando de paso el sometimiento de los Estados a la oligarquía de los propietarios y sus siervos, la abstracción monetaria y, finalmente, las identidades y contra-identidades que desatan las pasiones y desembocan en la muerte.

Identidad francesa: la “República”
En esta guerra de identidades, Francia intenta distinguirse con un tótem de su invención: la “República democrática y laica”, o “el pacto republicano”. Este tótem refuerza el orden parlamentario establecido en Francia –al menos desde su acto fundacional, a saber: la masacre, en 1871, por los Adolphe Thiers, Jules Ferry, Jules Favre y otras vedettes de la izquierda “republicana”, de veinte mil obreros en las calles de París.
Este “pacto republicano” al que se han sumado tantos ex-izquierdistas, entre ellos Charlie Hebdo, siempre ha sospechado que se tramaban cosas espantosas en los suburbios, en las fábricas de las afueras, en los bares sombríos de los arrabales. La República siempre ha llenado las prisiones, bajo incontables pretextos, de los sospechosos jóvenes mal educados que allí vivían. También ella, la República, ha multiplicado las masacres y nuevas formas de esclavitud que requiere el mantenimiento del orden en el Imperio colonial. Un Imperio sanguinario que habría encontrado un referente fundamental en las declaraciones del propio Jules Ferry –decididamente un activista del pacto republicano– y su exaltación de la “ misión civilizadora” de Francia.
Ahora bien, hay que resaltar que un número considerable de jóvenes que habitan nuestras banlieues, más allá de sus actividades sospechosas y su falta flagrante de educación (es extraño que la famosa Escuela republicana no haya podido, según parece, obtener nada, aunque no llega a convencerse de que es por su culpa y no por culpa de los estudiantes), tienen padres proletarios de origen africano o ellos mismos han venido de África para sobrevivir y, en consecuencia, a menudo profesan la religión musulmana. A la vez proletarios y colonizados, en suma. Dos razones para desconfiar y tomar serias medidas represivas al respecto.
Supongamos que es usted un joven negro o un joven con aspecto árabe, o incluso una joven mujer que ha decidido –queriendo ser rebelde, porque está prohibido– cubrirse el pelo. Pues bien, tiene usted entonces nueve o diez veces más posibilidades de ser frecuentemente detenido en la calle por nuestra policía democrática y ser retenido en una comisaría que si usted tuviera el aspecto de un “francés”, lo que quiere decir, tan solo, tener la fisionomía de alguien que no es probablemente ni proletario, ni ex-colonizado. Ni musulmán.
Charlie Hebdo, de algún modo, no hacía más que seguir el juego a estos usos policiales, con el estilo “divertido” de los chistes con connotación sexual. Tampoco esto es demasiado nuevo. No hay más que ver las obscenidades de Voltaire sobre Juana de Arco: su Doncella de Orléans es, sin duda, digna de Charlie Hebdo. Por sí solo, este poema guarro dirigido contra una heroína sublimemente cristiana permite decir que las verdaderas y sólidas luces del pensamiento crítico no están en absoluto ilustradas por este Voltaire de baja estofa.
Al respecto, es reveladora la sensatez de Robespierre cuando condenaba a todos aquellos que llevaban a cabo violencias antirreligiosas en el seno de la Revolución, no obteniendo así más que deserción popular y guerra civil. Ello nos invita a considerar que lo que divide a la opinión democrática francesa es estar –sabiéndolo o no– o bien del lado constantemente progresista y realmente demócrata de Rousseau, o bien del lado del negociante pícaro, del rico especulador escéptico y hedonista que estaba, como el genio malvado, alojado dentro de aquel Voltaire, por lo demás capaz de auténticos combates en otras ocasiones.

El crimen de tipo fascista
¿Y qué hay de los tres jóvenes franceses que enseguida fueron abatidos por la policía? Yo diría que cometieron lo que hay que denominar un crimen de tipo fascista. Con ello me refiero a un crimen que tiene tres características.
En primer lugar está dirigido, no es arbitrario, porque su motivación es ideológica, de carácter fascistoide, es decir estrictamente identitaria: nacional, racial, comunitaria, tradicionalista, religiosa… En estas circunstancias, los asesinos son antisemitas. A menudo el crimen fascista apunta a publicistas, periodistas, intelectuales o escritores que los asesinos consideran representantes del bando contrario. En estas circunstancias, Charlie Hebdo.
En segundo lugar, es un crimen de una violencia extrema, asumida, espectacular, porque aspira a imponer la idea de una determinación fría y absoluta, que por lo demás incluye, de forma suicida, la probabilidad de la muerte de los propios asesinos. Es el aspecto “¡Viva la muerte!”, el rasgo nihilista de estas acciones.
En tercer lugar, el crimen tiene la intención –por su enormidad, su efecto sorpresa y su carácter de excepción– de crear en el Estado y la opinión pública una sensación de terror que alimente, a su vez, reacciones incontroladas, totalmente volcadas en una contra-identidad vengativa, que a ojos de los criminales y sus jefes justificarán, por simetría, el atentado sangriento. Esto es precisamente lo que ha ocurrido. En ese sentido, el crimen fascista ha supuesto una especie de victoria.

El Estado y la opinión  
Desde el principio, el Estado se ha volcado en una utilización desmesurada y extremadamente peligrosa del crimen fascista, porque lo ha inscrito en el registro de la guerra mundial de identidades. Al “musulmán fanático” se ha opuesto sin vergüenza el buen francés demócrata.
La confusión ha llegado al colmo cuando hemos visto que el Estado convocaba, de manera perfectamente autoritaria, a manifestarse. Es casi como si Manuel Valls hubiera pensado en encarcelar a quienes no fueron a las concentraciones o como si se hubiera exhortado a la población, una vez manifestada su obediencia identitaria bajo la bandera tricolor, a esconderse en sus casas o a desempolvar el uniforme de reservista y partir hacia Siria a toque de corneta.
Tanto es así que, en el momento más bajo de su popularidad, nuestros dirigentes han podido, gracias a tres fascistas descarriados que no hubieran alcanzado a imaginar tal victoria, desfilar ante más de un millón de personas al mismo tiempo aterrorizadas por los “musulmanes” y alimentadas por las vitaminas de la democracia, del pacto republicano y de la soberbia grandeza de Francia.
En cuanto a la “libertad de expresión”, ¡hablemos de ella! La manifestación afirmaba, al contrario, con gran refuerzo de banderas tricolores, que ser francés es que todos tengan, bajo la batuta del Estado, la misma opinión. Era prácticamente imposible, durante esos días, expresarse sobre lo que sucedía de un modo que no consistiera en complacerse con nuestras libertades, con nuestra República, en maldecir la corrupción de nuestra identidad por los jóvenes proletarios musulmanes y las chicas horriblemente cubiertas por el velo, y en prepararse virilmente para la “guerra contra el terrorismo”. Incluso llegó a escucharse el siguiente grito, admirable por su libertad expresiva: “todos somos policías”.
En realidad, es muy normal que la norma en nuestro país sea la del pensamiento único y la sumisión timorata. La libertad en general, incluyendo la de pensamiento, expresión, acción, la de la vida misma, ¿consiste hoy en devenir unánimemente auxiliares de policía para batir a unas decenas de reclutas fascistas, en la delación universal de sospechosos barbudos o con velo y en la sospecha constante sobre las sombrías banlieues, herederas de los arrabales donde antaño se masacró a los partidarios de la Comuna? ¿O bien el esfuerzo central de la emancipación, de la libertad pública, debe ser actuar en común con el mayor número posible de jóvenes proletarios de estos barrios, con el mayor número de chicas, con o sin velo, eso no importa, en el marco de una política nueva, que no se refiera a ninguna identidad (“los proletarios no tienen patria”) y que anticipe la figura igualitaria de una humanidad que finalmente se haga cargo de su propio destino? ¿Una política que aspire racionalmente a desprendernos, al fin, de nuestros verdaderos y despiadados amos, los adinerados regentes de nuestro destino?
Desde hace mucho tiempo ha habido en Francia dos tipos de manifestaciones: unas bajo la bandera roja, otras bajo la bandera tricolor. Créanme: incluso para acabar con las pequeñas bandas fascistas identitarias y asesinas –ya sean las que reivindican formas sectarias de la religión musulmana, la identidad nacional francesa o la superioridad occidental–, las banderas tricolores, dirigidas y utilizadas por nuestros amos, no son eficaces. Son las otras, las rojas, las que hay que traer de vuelta.

Este artículo apareció en el diario Le Monde el 27 de enero. Se publica ahora en eldiario.es gracias a la amable autorización de su autor. La versión completa, publicada por primera vez en Mediapart, puede leerse también en castellano en este PDF.
Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/Charlie_Hebdo-roja-tricolor_6_353174694.html
Traducción: Pablo La Parra Pérez
Sobre la filosofía política de Alain Badiou, en el diario.es puede leerse "Un tiempo de revueltas", por Amador Fernández-Savater

lunes, 16 de febrero de 2015

Informe-Declaración del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India sobre los 3 Días internacionales de acción de Enero de 2015

Tal y como hemos informado el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) convocó 3 días internacionales de acción a finales del pasado mes de Enero contra el régimen fascista de Modi, contra la Operación Cacería Verde y de apoyo a la Guerra Popular en la India. Reproducimos a continuación el Informe-Declaración que acaba de hacer público el CIAGPI sobre un primer balance de estas jornadas y que Gran Marcha Hacia el Comunismo ha traducido al español:


El Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) saluda todas las iniciativas realizadas en distintos países del mundo en favor de los Días Internacionales de acción del 29, 30 y 31 de Enero de 2015.
Estamos recopilando cuidadosamente todas estas grandes y extensas acciones. Son una muestra de solidaridad de los proletarios y los pueblos con las masas que luchan en la India, marchando a la liberación del imperialismo, del feudalismo y la burguesía compradora, en el camino de la épica rebelión iniciada en Naxalbari en 1967, que impetuosamente llega hasta nuestros días. Estas acciones son una enérgica denuncia del régimen brahmánico fascista de Modi que actúa con políticas antiproletarias y antipopulares y con la tercera fase de la Operación Cacería Verde, a través de la cual intentan suprimir las luchas y rebeliones de las masas en la India, los derechos y necesidades del pueblo adivasi, y todas las formas de organización del movimiento de masas, en las universidades, en los diferentes estados de la India, a fin de imponer los intereses de la burguesía india y el imperialismo de una forma totalitaria.
En el espíritu del internacionalismo proletario, militantes de partidos políticos, organizaciones, comités, asociaciones, demócratas y defensores de los derechos humanos y del pueblo unieron sus voces y acciones con las de los heroicos luchadores del pueblo indio y su valerosa vanguardia maoísta; estas masas y vanguardia luchadoras, con su sangre y sacrificio, están ofreciendo una gran contribución a la causa de la liberación del pueblo indio y a la lucha de los oprimidos y explotados del mundo.
En estos tres días todos hicieron lo que pudieron, desde organizaciones más grandes a camaradas individuales, desde los maoístas hasta fuerzas antiimperialistas y de solidaridad, intelectuales, mujeres y jóvenes. Estos tres días son sólo un paso en el camino adoptado por el CIAGPI, realizando otros Días Internacionales; la gran Conferencia Internacional en Hamburgo, organizada junto con la Alianza Contra la Agresión Imperialista (BGIA) de Hamburgo, en que vimos una amplia participación; el Día Internacional en solidaridad con los presos políticos el 25 de Enero de 2014, en que denunciamos a la India como una “cárcel de los movimientos populares”, exigiendo la libertad de los 10.000 presos políticos en la India; hasta el Encuentro Internacional en Italia del 27 y 28 de Septiembre de 2014, en el que celebramos, difundimos y analizamos los éxitos y conquistas de los diez años del Partido Comunista de la India (Maoísta) que dirige la lucha de liberación del pueblo.
Con toda esta actividad, el CIAGPI ha llegado a un total de 60 países en los últimos años, mostrando el gran potencial del movimiento en apoyo de la Guerra Popular en la India, las energías existentes para ayudar a la lucha contra la Operación Cacería Verde y en contra de la represión estatal gubernamental en la India y, finalmente, para difundir la importancia de la lucha de las masas indias, la Guerra Popular dirigida por el PCI (Maoísta), para cambiar el equilibrio de poder en el mundo entre el imperialismo y las masas oprimidas.
Por supuesto, entendemos plenamente que las batallas del CIAGPI son sólo parte del conjunto del movimiento de apoyo.
Los tres Días tienen un significado especial en este contexto. Ayudan a articular los temas de lo que es, y no debe ser sólo, una campaña prolongada que no concluye con estos Días sino que continuará en los próximos meses y años, recordando las grandes épicas de la solidaridad internacional y el internacionalismo, como fueron contra la Guerra en Vietnam, al igual que las campañas de apoyo a la Guerra Popular en Perú, Nepal, Filipinas, etc. Y en un vínculo de solidaridad con las demás campañas antiimperialistas actuales en favor de Palestina o Kobane...
En este sentido, entre las iniciativas, destacamos la importancia de las acciones que tuvieron lugar en Suecia, donde una pequeña manifestación ante la embajada de la India ha reiterado la necesidad de la lucha por la libertad de Saibaba, Hem y otros intelectuales perseguidos por el Gobierno de la India; las acciones en Italia, que llegaron a los trabajadores en el norte y sur del país, las fábricas siderúrgicas, astilleros, sectores de los trabajadores de la logística, para explicarles el papel de las empresas multinacionales indias, desde Mittal hasta Tata, etc., quienes explotan a los trabajadores indios, que patrocinan y sacan rédito de la Operación Cacería Verde y de la deportación de los adivasis. Estas empresas multinacionales están ligadas al imperialismo y, en su nombre, son los enemigos comunes de los trabajadores en Italia y Europa al igual que lo son de las masas alzadas en armas en la India. De igual forma, la iniciativa en Francia es también importante, donde la campaña ha visto el estreno de una nueva organización, el Colectivo Rojo Internacionalista, que ha agrupado a comités y asociaciones de distintas ciudades en Francia, que ha relanzado el internacionalismo y anunció enérgicamente su voluntad de llevar adelante una prolongada campaña de apoyo.
Estas novedades en la campaña subrayan la vertiente de trabajo del CIAGPI en el futuro y de aquellos que están fuera de él pero se mueven y quieren moverse por el mismo camino.
¡Generalicemos la experiencia de Suecia con nuevas protestas ante las embajadas, consulados, ,..!
¡Generalicemos la experiencia de Italia, yendo a las fábricas a denunciar y golpear los intereses económicos y financieros de las empresas multinacionales indias, de las compañías multinacionales de los países imperialistas que tienen vínculos con ellas, los Estados y las grandes compañías suministradoras de armamento al régimen indio!
 ¡Generalicemos la experiencia de Francia, la unidad de las organizaciones y comités internacionalistas y antiimperialistas para apoyar la Guerra Popular en la India y defender a los presos políticos y prisioneros de guerra en todo el mundo, de los que son una inmensa parte los más de 10.000 presos políticos en la India!
Al mismo tiempo, el CIAGPI llama a todas las fuerzas militantes a unir sus actividades.
Es importante que las actividades sean la expresión de la acción de más partidos y organizaciones y los métodos de dirección, discusión y decisión estén libres de hegemonismo e inspirados por la causa común que queremos defender.
Los errores y deficiencias en esta actividad son normales. Es necesario superarlos bajo el espíritu de la unidad y de hacer avanzar los objetivos.
El Comité reitera que la batalla en apoyo de la Guerra Popular en la India y en contra de la Operación Cacería Verde y, más ampliamente,  la represión de los derechos humanos en la India, son batallas complementarias.
Es correcto y necesario en la lucha contra la Operación Cacería Verde disponer de un frente que vaya más allá de las fuerzas que apoyan a la guerra popular, dentro y fuera del CIAGPI.
Este es el significado de nuestro apoyo incondicional a la campaña en pro de una Delegación Internacional a la India que llegue al corazón de los centros de poder del Gobierno indio para denunciar y exigir el FIN de la Operación Cacería Verde y el FIN a todas las formas de represión y violación de los derechos humanos en la India.
Finalmente, el CIAGPI considera, en la necesidad de las masas y en su perspectiva táctica y estratégica, el extender el conocimiento de la guerra popular, de sus logros, del 10º aniversario de la fundación del Partido que la dirige, a través de la edición de folletos, libros, traducidos a distintos idiomas, informes sobre la Guerra Popular, documentos, análisis y ensayos escritos por otros intelectuales que se han puesto del lado del pueblo.
Apoyamos a todos aquellos que ya están implicados en este trabajo. Colaboraremos para difundir estas ediciones, su circulación, su discusión, y seminarios con ellos.


Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI)
Febrero de 2015

Intervención de “La Nueva Bandera” – Partido Comunista maoísta de Italia en el Encuentro Internacional

 “De la Sublevación en los Banlieues  a la Revolución Proletaria”
(París, Abril de 2006)

Nota - Los días 29 y 30 de abril de 2006 la revistas marxistas-marxistas-leninistas- maoístas "La Nuova Bandiera" (La Nueva Bandera) de Italia  y "Drapeau Rouge" (Bandera Roja)  de Francia organizaron en París (Francia), con el apoyo del Socorro Rojo (Francia) y Red Block (Italia),  un Encuentro Internacional bajo el título “De la Sublevación en los Banlieues a la Revolución Proletaria”.
Ofrecemos a continuación la intervención de “La Nueva Bandera”- Partido Comunista maoísta de Italia en este Encuentro Internacional, extraído del blog de los camaradas italianos de Proletari Comunisti - Partido Comunista maoísta - Italia  y que por su excepcional interés y análisis sobre la lucha de la juventud proletaria y la construcción de partidos marxistas-leninistas-maoístas en los países imperialistas Gran Marcha Hacia el Comunismo ha traducido al español:

Intervención de “La Nueva Bandera”-Partido Comunista maoísta de Italia en el Encuentro Internacional celebrado en París (Abril 2006)

Los 25.000 policías desplazados a los suburbios en la noche del 31 de Diciembre de 2005 en defensa del orden y la seguridad contra la posible reanudación de la sublevación,  ofrecieron una elocuente imagen de lo que la rebelión ha representado para Francia y los países imperialistas en general. El ostentoso espectáculo de fuerza por parte del Estado francés fue paradójicamente una flagrante demostración de debilidad. La burguesía francesa y su Estado fueron incapaces de asegurar un Año Nuevo más normal a los 500 mil que atestaban los Campos Elíseos excepto a costa de un nivel de militarización similar a un Estado de guerra.
En todos los países imperialistas, incluso aquellos ligeramente tocados por el contagio francés –Bélgica, Alemania, Holanda, Dinamarca, España, Grecia, Inglaterra, Suiza, Suecia- el temor de la burguesía fue tan grande que los gobiernos adoptaron medidas, en términos de desplazar fuerzas, como si en realidad se hubiese producido una insurrección.
Incluso la enumeración de los coches quemados resultó bastante grotesca: primero se dijo que fueron la muestra de mero vandalismo y gamberrismo por la “escoria” de banlieues, sin conciencia política, sin objetivo y, en definitiva, sin razón; pero más tarde la fuerza completa de la policía es desplazada y la efectividad militar y política, el grado de tensión del sistema político institucional ha sido evaluado a través de contar el número de coches quemados. Los comentarios del día después de Año Nuevo han hablado, de hecho, de que “se libraron por poco”, contando el número relativamente bajo de coches quemados, incluso aunque hubiese cien más que en el Año Nuevo anterior.
Recordando a Marx, se podría decir que cuando el mínimo crujido y fermento social, cualquier episodio anormal, cualquier mínimo suceso es  percibido por la burguesía como un peligro, entonces realmente cualquier episodio único se convierte en un peligro.
Para temor de la burguesía resultaron el orgullo y fuerza del joven proletario rebelde Muhittin, el muchacho que sobrevivió a la trágica noche del 27 de octubre cuando Bouna y Zyaed perdieron sus vidas, quien declaró: “Ahora mis amigos piensan que soy un héroe, que me convertí en un líder. Pero sólo soy un crío”. Y hablando del día de Fin de Año afirmó: “Es verdad, conozco gente que se prepara para pegarse con la policía”. ¿Cómo pueden pensar que veinticinco mil policías pueden borrar y sofocar todo este odio? En los infames tribunales de la burguesía, en particular en Bobigny, decenas de jóvenes implicados en la sublevación han sido juzgados y sentenciados. Más de cinco mil han sido detenidos y más del doble encausados y procesados.
La lógica de estos tribunales ha sido la propia de un  “tribunal militar” donde ni tan siquiera buscaron “pruebas”, sino que utilizaron los informes policiales como “pruebas”.
Pero incluso aquí, aunque el Estado trató de mostrar un rostro feroz, ciertamente no encontraron ni temor ni arrepentimiento de los jóvenes. Esos juicios se asemejaron a todos los juicios en contra de rebeliones de masas, impregnados de terror y venganza, con rituales que debían desarrollarse conforme a la ley, pero que se convirtieron en un tipo de “exorcismo”.
Desde la Comuna de París hasta la Francia actual, estos acontecimientos siempre  reviven la memoria histórica: a la burguesía le gustaría la “paz de los cementerios” para enterrar ejemplos de rebelión y transformación social. Pero París no es  apropiada para esto, incluso el Cementerio Pere Lachaise, con las tumbas de muchos Comuneros, comunistas, combatientes y guerrilleros de la liberación, es la memoria de la revolución que alimenta la revolución.
La verdad es que en París y en Francia apareció un nuevo fantasma: la juventud proletaria Comienza a estar presente en todas las ciudades importantes europeas y perturba los sueños y la seguridad de la burguesía. La nueva juventud proletaria, hijos de proletarios, de los barrios proletarios, se ha rebelado. No es la primera vez. La furia y odio eran y son permanentes y latentes, pero en esta ocasión se rebelaron en todas partes, en todos los banlieues de París y las ciudades francesas y donde existen las mismas condiciones, y no se rebelaron, no obstante ellos se reconocieron en la rebelión, e hicieron la rebelión que fuera más fuerte y aguda, exponiendo ante los ojos de toda Francia y de los países imperialistas de Europa su naturaleza de clase. Cada uno de los argumentos  empleados por los gobernantes, políticos e intelectuales para explicar, y a veces justificar, la rebelión, demostraron su naturaleza global. Periodistas sorprendidos, sociólogos sobresaturados, miembros de la “izquierda oficial”, cuanto más se estrujaban los sesos para dar una “explicación real”, una y otra vez cada una de las explicaciones ofrecía una razón más para la rebelión y dejar aún más claro que incluso el carácter general de clase de la sociedad clasista en contra de la cual se desarrolló la sublevación, era exactamente lo que cada una de las “verdaderas explicaciones” trataba de ocultar. Es la rebelión  de la juventud proletaria francesa, de las capas más precarias en los suburbios proletarios, donde las fábricas en algunos casos se funden con el barrio. En Aulnay Sous-Bois, el corazón de la rebelión, es donde se encuentra la Citroen, con 7.000 obreros. En resumen, pensando en este barrio, se puede decir que el problema de la burguesía no son los coches quemados, sino los obreros que los fabrican y sus hijos. Cierto, se ha hablado de los hijos del proletariado. Frecuentemente de forma incorrecta, para hacer hincapié que el proletariado adulto sería contrario a la rebelión, que estaría de parte del sistema, integrado en él. Pero fue un fraude y una decepción. Los jóvenes proletarios han expresado de una forma radical el interés de su clase y se han rebelado contra la pasividad impuesta por la clase dominante, en todas sus ramificaciones y por parte de sus aliados –la aristocracia obrera representada por los partidos políticos y los sindicatos, la pequeña burguesía acaudalada, intelectual o comerciante y propietaria. También trataron de mostrar la rebelión de la juventud de los banlieues como un suceso particular, no ligado al proceso más general de la entrada de una nueva generación en la escena política mundial dentro de los países imperialistas, tal y como se demostró pocos meses después tras el movimiento estudiantil en contra del CPE [Contrato de Primer Empleo], y como ya había mostrado el movimiento contra la globalización imperialista, desde Seattle a Génova. Es sencillamente la naturaleza del choque con la policía que explica y hace visible las mismas instancias, las hace más profundas y más radicales por el carácter de clase de estos jóvenes. Es como si los policías asesinos del G8 2001 en Génova estuviesen de servicio activo en los banlieues y aquí la juventud proletaria les diera el “ojo por ojo”, les hiciera la vida difícil, les diera un escarmiento, quemara sus comisarías, a veces un vehículo o un edificio escolar, les hiciera darse a la fuga, rechazar una tendencia al choque tradicional en que se viesen masacrados.
La juventud proletaria reunió temas antirracistas, anticoloniales y antiimperialistas –aquí influyó su origen “argelino”- que ya era motivo de discordia en esos barrios. Pero cuando esos temas sobrevuelan en los fríos discursos de los gurús antiglobalización, SOS Racismo, etc., están bien. Pero si se convierten en una confrontación violenta en los guetos de las metrópolis imperialistas, todos se apresuran a caracterizarlos como sin motivo, irrazonables, inaceptables y los reformistas de todo tipo demuestran no ser nada más que una noble forma de las expresiones vulgares de Sarkozy.
En la rebelión, la juventud de los banlieues plantearon reivindicaciones de libertad, transformación, sociabilidad, reapropiación, rechazo del modo corriente de vivir, vestirse, pensar, que anima a la juventud de Francia al igual que en otros países imperialistas, cualquiera que sea el color de su piel y el país de origen. La juventud proletaria ha presentado de forma radical, en última instancia, incluso simbólicamente, la relevancia de la ley científica de que no existe ninguna construcción sin destrucción. La rebelión proletaria atemoriza incluso más a la burguesía cuando la juventud se coloca a la vanguardia, porque significa que no se enfrenta a una flor de un día sino a una nueva ola en potencia de la lucha revolucionaria del proletariado.
La juventud siempre anticipó el movimiento revolucionario más general del proletariado y las masas.
La rebelión de la juventud proletaria en los banlieues mostró todos los aspectos, todos los fermentos que indican que el movimiento juvenil pueda volverse en contra del Estado.
La música rap, las organizaciones de aficionados de fútbol, los fenómenos sociales que surgen generalmente en formas ambiguas, entre adaptación a la sociedad existente y transgresión, cuando se funden con las condiciones económicas y sociales, resuelven su ambigüedad y la juventud las transforma en contra del sistema capitalista, de sus leyes y de su rostro concentrado en el Estado policial, que trata de imponer que ese sistema y sus leyes son intocables.
Los jóvenes proletarios protagonistas de la rebelión son ciertamente jóvenes inmigrantes e hijos de inmigrantes que sufren en su propia carne la doble opresión de ser a la vez proletarios e inmigrantes, y por tanto sufren discriminación, el ser considerados ciudadanos de segunda clase, extraños en su propia casa, extranjeros en la tierra donde nacieron, de “raza no blanca”, marginados en cualquier momento de su existencia.
Este es el resultado de la naturaleza imperialista del país en que viven, del hecho de haber nacido, vivido o acudido a países donde la riqueza está concentrada en unos pocos basada en el su robo de la mayoría. Las leyes del sistema imperialista y la actual división del mundo producen flujos de inmigrantes que escapan de la pobreza, el hambre, las enfermedades, la guerra, etc.,  y convierten a estos inmigrantes y a sus hijos nacidos en los países imperialistas en el proletariado más explotado. Esto afecta a la composición y conciencia del proletariado, que introduce en su lucha las cuestiones de transformación de las dos partes del planeta bajo el actual sistema imperialista: la de los países oprimidos por el imperialismo y la de los países imperialistas.
En la conciencia de este nuevo proletariado se funden legados feudales de los países oprimidos y rechazo de la decadencia de los países imperialistas, como riqueza junto con limitaciones. Este es un rasgo de la diversidad moderna de los países imperialistas, y su diversidad puede y debe ser transformada en riqueza de la lucha porque concentra en la lucha del proletariado las aspiraciones de transformación de las dos partes del planeta.
La juventud proletaria inmigrante y los hijos de inmigrantes con su rebelión “exclusiva” dan la voz a los “excluidos”, los explotados de la totalidad del sistema imperialista.
Hoy la juventud proletaria está esencialmente compuesta por jóvenes desempleados,
trabajadores temporales, hijos de obreros que también se han convertido en trabajadores parados y precarios. Por lo tanto está claro que frecuentemente no tienen los mismos lugares de reunión –la fábrica, el lugar de trabajo- las mismas herramientas, sindicatos y organizaciones políticas. En Francia y muchas de las metrópolis imperialistas la juventud proletaria es multinacional, multiracial, llena como está de jóvenes hijos de inmigrantes, y está concentrada en guetos, expulsados del centro de la ciudad, de los barrios acaudalados. La rebelión ha concentrado todos estos aspectos y es también el resultado de la concentración de todos estos aspectos.
Por supuesto estos aspectos no salen a la luz del mismo modo en todos los países imperialistas –por ejemplo en Italia la presencia de inmigrantes en los barrios es aún baja; los inmigrantes  principalmente de primera generación, la segunda generación existe sólo de forma desigual. Los analistas burgueses y reformistas utilizan estas diferencias para aislar la rebelión en Francia, exorcizar el contagio y hacer hincapié en las diferencias en lugar de las condiciones comunes, para considerar la rebelión como un episodio raro, “francés”, irrepetible.
No obstante, este tipo de rebelión no ocurrió solo en Francia sino también en otros países imperialistas, desde Los Ángeles hasta Brixton, etc. Pero incluso si fuese cierto todo lo que se ha dicho, a través de la óptica del análisis de clase, y no del pensamiento mecánico, escolástico y metafísico de los numerosos llamados analistas y supuestos marxistas, podemos ver lo que es particular y lo que es general en la rebelión de la juventud proletaria francesa.
¿Acaso la gran mayoría de la juventud proletaria en todos los países imperialistas –esté o no concentrada en los suburbios- no está en situación de precariedad, infrapagada, sin voz, guetizada? En Italia, ¿acaso la mayoría de las ciudades del sur, ya sean grandes, pequeñas o medias, no están marcadas por un tipo similar de juventud? ¿Y quién dijo que la falta de concentración no puede convertirse en un factor expansivo en todas las zonas de las metrópolis imperialistas por las razones y oportunidades de rebelión de la juventud proletaria? Incluso si no sobre la base del color de la piel, el origen y el idioma, todas las formas de discriminación y marginación son reproducidas en formas similares a aquellas de los banlieues franceses, y se hacen más agudas por el contraste social entre, de un lado, los ricos, en el centro de los cuales están los patronos, que cuentan con sus barrios, restaurantes, círculos, tiendas, su modo de vida, y de otro el universo de la juventud proletaria, las ingentes masas de excluidos.
Hacia esta juventud proletaria se están concentrando las formas de represión, control y persecución de los modernos estados policiales. Y en todas las formas de agrupación de estos jóvenes –los barrios, la fábrica de propagación del trabajo precario- se desarrolla un mundo aparte, tejido de lazos, comunidades, grupos, bandas, donde crece la furia y la rebelión, junto con el aburrimiento y la exclusión.
Al mismo tiempo, ¿qué son y en que se están convirtiendo las fábricas de los jóvenes obreros? Por supuesto disponen de un empleo, más dinero y esto influye en su modo de vida y de pensar fuera de la fábrica. Pero, dentro de la fábrica, ¿acaso no están experimentando marginación, exclusión, represión, control, explotación, negación de la vida, un salario de esclavos, la flexibilidad, una precariedad que hace que madure en su seno la inaceptabilidad de una vida eterna como explotados? Entre los jóvenes trabajadores existen los mismos sentimientos de rebelión. En la fábrica, el rostro del policía es el del jefe que le asfixia, le insulta, le amenaza, le controla, forzándoles a hacer cualquier cosa para que los patronos obtengan beneficios.
Los reformistas, oportunistas y falsos comunistas no ven el mismo fuego bajo las cenizas, porque son parte del sistema del enemigo opresor y comen en su misma mesa, a veces disfrazados como sindicalistas o de “izquierdas”. La pequeña burguesía filistea  y la “izquierda” oficial están en contra  de la rebelión de la juventud proletaria y se encuentran dentro del sistema político, cultural e ideológico que domina la sociedad.
Los comunistas marxistas-leninistas-maoístas, la juventud a la que organiza, son y deben ser la vanguardia consciente y observadores activos de este aspecto oscuro pero verdadero de la lucha de clases en las metrópolis imperialistas. Deben ser alimentados por el mismo odio, convertirse en la primera línea y en organizadores activos. Con el arma del marxismo-leninismo-maoísmo y la construcción de la organización de vanguardia del proletariado, aprenden el lenguaje del proletariado rebelde. Se encuentran, con la mente y el plan, cuando no pueden con su enraizamiento, dentro de la dinámica completa de la rebelión,  la analizan como una guerra de clases, contemplan la espontaneidad como un embrión de conciencia. Con la línea de masas –que no es ni puede ser el desarrollo de un movimiento de masas pacífico- concentran su trabajo en transformar las reivindicaciones de las masas de una confrontación con el poder burgués en una lucha por el poder, en el fuego de la lucha de clases.
Los comunistas no convierten los disturbios en los banlieues en un mito, peo tienen claro que allá donde vive y trabaja la juventud proletaria y el proletariado, existen actualmente condiciones para la rebelión y para transformarla en revolución proletaria en guerra revolucionaria prolongada.
Para aquellos que quieren hacer la revolución en los países imperialistas, para los comunistas que deben ser la vanguardia, la rebelión es rica en enseñanzas y deben partir de ello.
Mao afirmó: “Ser atacado por el enemigo no es una cosa mala sino una cosa buena. Debemos apoyar todo lo que el enemigo combata y oponernos a todo lo que el enemigo apoye”. Por tanto, era una línea de demarcación fundamental estar del lado de la rebelión. La forma en que el Estado y el sistema la han combatido era más que suficiente para tomar partido. Pero tomar partido era una condición necesaria pero no suficiente.
Mao afirmó: “Quien se coloque al lado del pueblo revolucionario tanto en los hechos como de palabra, es un revolucionario en su más pleno sentido”. No todo en la rebelión de la juventud proletaria debe ser considerado correcto; no todas las acciones que se produjeron en los enfrentamientos eran las necesarias entonces. Pero esto ha sido puesto como un pretexto, no sólo por la burguesía y el reformismo, sino también por los grupos de oportunistas y falsos revolucionarios, a fin de distanciarse de la rebelión. Mao afirmó: “Es necesario criticar los defectos del pueblo (…) pero al hacerlo, debemos adoptar verdaderamente la posición del pueblo y hablar llenos de ardiente deseo de protegerlo y educarlo”.
Los oportunistas y falsos revolucionarios no comprenden que a través de la experiencia las masas aprenden y son capaces de superar errores y limitaciones y de sus iniciativas previas. Pero esto debe hacerse con la guerra, no en lugar de la guerra. Mao afirmó: “La guerra revolucionaria es una antitoxina, que no sólo destruirá el veneno del enemigo,  sino que también nos depurará de toda inmundicia”.
Lo que la rebelión ha revivido en el corazón de los países imperialistas es precisamente la necesidad y relevancia de la violencia revolucionaria, la necesidad y relevancia de la guerra revolucionaria.
Como Mao señaló: “Una revolución es una insurrección, un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra”.
Quien se ha distanciado de la rebelión, a través de miles de distinciones, se opone a esta verdad que está demostrada y es un movimiento real.
La guerra revolucionaria del proletariado surge de la consideración básica, y la rebelión dejó muy claro que, como Mao afirmó: “Sus persecuciones contra el pueblo revolucionario no sirven sino para ampliar e intensificar aún más las revoluciones populares.”
La juventud rebelde ha traído sobre el terreno audázmente las consignas maoístas “la rebelión se justifica” y “Bajo ninguna circunstancia debemos dejar que la mirada terrible de los reaccionarios nos atemorice”. Ni el final de la rebelión puede ser causa de pesimismo. Como Mao afirmó: “Todos los puntos de vista que sobrevaloren la fuerza del enemigo y menosprecien la fuerza del pueblo son erróneos”.
Por tanto, la rebelión de la juventud proletaria deja mejores condiciones para la construcción del partido de la revolución.  De hecho, la cuestión del partido es tan decisiva que nuestro encuentro hace hincapié en ello señalando “De la rebelión en los banlieues a la revolución proletaria”.
Mao afirmó: “Para hacer la revolución se necesita un partido revolucionario”.
La rebelión nos plantea la tarea para,  nuevamente como señaló Mao, “dar a este movimiento (revolucionario socialista) una guía activa, entusiasta y sistemática”.
La elección de construir el partido en función de la guerra revolucionaria define la tarea, pero también la forma del partido que se necesita hoy en Francia y en los países imperialistas. La elección de ser parte de la insurrección, de estar ligado  a la juventud proletaria que se rebela, se basa en la plena comprensión de que “la guerra revolucionaria es la guerra de las masas, y sólo puede realizarse movilizando a las masas y apoyándose en ellas”, y que “un equipo de dirección  verdaderamente unido y ligado a las masas sólo se puede formar gradualmente en el proceso de la lucha de masas y no separado de él”.
Encarando el alzamiento, los comunistas y las fuerzas revolucionarias en Francia demostraron ser manifiestamente inadecuadas. Incluso aquellos que lo apoyaron y respaldaron, actuaron como aquellos que Mao describió: “aquellos que en un periodo revolucionario sólo pueden seguir los viejos hábitos. Son absolutamente incapaces de ver este entusiasmo (el de las masas). Están ciegos, todo es negro ante ellos.  A veces confunden lo correcto con lo erróneo, lo blanco con lo negro. ¿No hemos visto suficiente personas de este tipo?...  Tan pronto surge algo nuevo lo desaprueban y se apresuran a oponerse a ello. Más tarde tienen que admitir su derrota y hacen una pequeña autocrítica. Pero posteriormente, cuando surge una cosa nueva, hacen retroceder todo el proceso. Este es un comportamiento típico hacia cualquier cosa nueva. Tales personas son siempre pasivas y nunca avanzan en el momento crítico. Siempre necesitan un empuje violento antes de dar un paso”.
La rebelión de la juventud proletaria convoca a los comunistas marxistas-leninistas-maoístas a un nuevo comienzo aplicando el marxismo-leninismo-maoísmo a la realidad concreta, integrándose con las masas proletarias, emprendiendo la Guerra Revolucionaria. Mao nos enseña: “Nuestro método principal es aprender a combatir en curso mismo de la guerra”, “la guerra revolucionaria es una empresa de las masas. Frecuentemente lo primero no es aprender y luego actuar, sino, por el contrario, primero actuar y luego aprender, porque actuar es aprender”. “Debemos excluir en nuestras filas cualquier ideología débil y estéril”.
La construcción del partido y la transformación de la rebelión en revolución exigen la integración y el espíritu de dura lucha en las filas de la juventud proletaria. Debemos ayudar a analizar correctamente la rebelión, comenzando por el análisis correcto de la naturaleza del enemigo. Mao afirmó: "El imperialismo y todos los reaccionarios tienen un doble carácter: son a la vez tigres auténticos y tigres de papel…Por una parte,  eran tigres auténticos, devoraban a la gente, la devoraban por millones y decenas de millones… Sin embargo, al final se transformaron en tigres de papel… mirados en su esencia, en perspectiva, desde el punto de vista estratégico, deben ser considerados como lo que son: tigres de papel. En esto se basa nuestro concepto estratégico. Por otra parte, también son tigres vivos, tigres de hierro, tigres auténticos, que devoran a la gente. En esto se basa nuestro concepto táctico”. “Estratégicamente, debemos desdeñar a todos nuestros enemigos, pero tácticamente debemos tomarlos muy en serio”.
La evaluación de la revuelta proletaria debe unir dialecticamente dos elementos en los que Mao hizo hincapié: “Luchar, fracasar, volver a luchar, volver a fracasar, volver a luchar, hasta la victoria.
Esta es la lógica del pueblo…. esta es una ley marxista”, “toda guerra justa, revolucionaria, está dotada de una fuerza inmensa, capaz de transformar muchas cosas o abrir el camino a su transformación”.
Necesitamos hacer junto con la juventud  proletaria una evaluación de la rebelión que tome en consideración esta enseñanza de Mao: “dentro de las filas de la revolución es necesario hacer una clara distinción entre lo justo y lo erróneo, entre los éxitos y las deficiencias, y, además, poner en claro cuál de los dos aspectos es el principal y cual el secundario… Al examinar los problemas nunca debemos olvidarnos de trazar estas dos líneas divisorias: entre la revolución y la contrarrevolución, entre los éxitos y las deficiencias…establecer bien estas líneas divisorias requiere un estudio y un análisis cuidadosos”.
Estamos convencidos que en Francia y los países imperialistas, para nosotros los comunistas, es hora, como Mao señaló de “enfrentar al mundo y desafiar la tormenta, el gran mundo y  la poderosa tempestad de la lucha de masas”.